Seres originales

Dentro de cada uno de nosotros hay algo único, original, verdadero. Algo con lo que nacemos, que es solo nuestro. Una cosa que viene recordada siempre, que nos diferencia de los demás.

Con el tiempo, las experiencias, la existencia, pude robarnos esa nuestra originalidad, que puede terminar sepultada, debajo de nuestros reproches: “me hubiera gustado…”, “si hubiere hecho…”, “hubiera querido…”, “hubiera podido…”,

Existe el peligro real, de llegar a olvidar, eso único y verdadero que hay dentro de nosotros. La vida es la gran ocasión de recuperar. En un sin fin de ocasiones, encontramos eso original, verso el llamado “atardecer de la vida”.

En la época de estudiante, leí las obras de Carl Gustav Jung. Tantas frases suyas las tengo graba de en mi memoria, pero una en particular me quedó impresa, de su obra “estructuras y dinámicas de la psique” (The structure and dynamics or the psyche):

“Totalmente desprevenidos entramos en el atardecer de la vida. Lo peor de todo es que nos adentramos en él, con la falsa presunción de que nuestras verdades e ideales nos servirán a partir de entonces, pero no podemos vivir el atardecer de la vida con el mismo programa que la mañana. Pues lo que en la mañana era mucho, en el atardecer será poco y lo que en la mañana era verdadero en la tarde podrá será falso”. 

Esta frase me hace reflexionar sobre lo esencial. Lo dinámico del existir. No existen recetas, ni fórmulas preestablecidas. Cada uno es completamente diferente. Un gran misterio. Quizás porque estoy en la mitad de la vida me toca en forma particular.

2 comentarios sobre “Seres originales

  1. Si, completamente de acuerdo. Cada uno es como es sin duda alguna. También creo que cada uno tiene algo en lo que destaca sobre los demás, de ahí que sea bueno que nos relacionemos porque nos podemos complementar, de lo que tu careces yo te lo aporto y viceversa… Quizá en ello radique el éxito de las relaciones de cualquier tipo,en saber admirar y respetar esa originalidad en el otro y que al mismo tiempo nos complementa.
    Lo malo es que a veces la vida es muy cabrita,y puede hacer que nos olvidemos de nuestra marca y sello personal, de aquello con lo que fuimos dotados, de aquello que nos hace especiales y originales.
    No perderlo nunca sería lo ideal para nuestro bienestar en todos los sentidos.
    Me ha encantado leerte. Un besiño.

    Me gusta

    1. Mi Ana querida
      Mucha razón tienes. Siempre he pensado que pensamos igual.
      La vida, como bien dices, nos puede arrancar esa originalidad, ese “de suyo” que tenemos todos, pero lo importante es recuperarlo, se puede recuperar y en eso creo que los años nos enseñan y mucho.
      Muy de acuerdo en lo que dices de las relaciones, es une enriquecimiento mutuo. Todo se va al carajo cuando queremos imponernos, queremos cambiar al otro, es cuestión de aceptarse. Cada uno tiene sus puntos débiles, eso no quiere decir que tengo que soportar situaciones o cosas. Creo que la base de todo está el diálogo y el respeto.
      Un fuerte, fuerte abrazo desde estos lares 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s