La compasión

Luisa de tan solo seis años, caminaba por la Gran Avenida de la mano de su madre. Mientras caminaba se iba comiendo un bocadillo. Se lo había preparado su progenitora antes de salir de casa.

A lo lejos divisó a un niño, más o menos de su edad, que estaba al lado de su madre, una indigente que pedía limosna sobre la acera. Al pasar al lado del niño, éste en forma espontánea le tendió la mano a Luisa, quien en el primer momento se asustó y se asió fuerte a la mano de su madre. 

No le tengas miedo — le dijo su madre — es un niño como tú. Tiene hambre.

Luisa después de una segundos de vacilación, se acercó al niño y, sin pensarlo dos veces, le dio su bocadillo. Éste lo tomó y con su mejor sonrisa se lo agradeció.

Lucía se emocionó con aquel acto de su hija. Cerca estaba un supermercado. Le preguntó a la madre del niño, si tenía alguna necesidad particular. Ella le dijo con voz temblorosa, que si podía le comprara un pollo. Entró le compró el pollo, una barra de pan y queso. Salió y se los dio. Un “gracias” le llegó a lo profundo del corazón. Había hecho lo que estaba a su alcance. Después cogió en brazos a su hija y le dijo: — Muy bien mi niña, así se hace. Ese niño tenía hambre y tu le diste tu bocadillo, muy bien. Vamos a la panadería y te compro otro para ti.

Gracias mami — le respondió Luisa con una sonrisa.

¿Qué es la compasión? Literalmente significa: “sufrir juntos”. Es un sentimiento humano que se manifiesta desde el contacto y la comprensión del sufrimiento de otro ser vivo. Podríamos decir que es la percepción y la compenetración en el sufrimiento del otro (ponernos en su lugar) , junto con el deseo y la acción de aliviar, reducir o eliminar por completo tal situación dolorosa.

Confucio la definió como “la preocupación respecto a alguien sintiéndose solidario”. No significa sentir pena, es un acto espontáneo del cual no se espera nada a cambio.

El acto compasivo es un resorte innato que mueve a la acción.

Históricamente la compasión viene asociada a la práctica religiosa — la contemplan: el cristianismo, el Islam y, profusamente el budismo —, pero no es algo exclusivo de las religiones. Es un sentimiento innato en el ser humano. Dependiendo la educación del mismo se continuará desarrollando o no, en ocasiones puede llegar ha desaparecer. 

Ser compasivo con uno mismo y con los demás es el único camino para conseguir una sociedad justa, equilibrada, donde la tolerancia y la convivencia pacífica se pueda desarrollar.

He querido poner el ejemplo de Luisa. Con tan solo seis años fue capaz de tener compasión por aquel otro niño que le tendió la mano. La misma compasión siente la madre y actúa. Lo poco que puede hacer, lo hace. Fue capaz de “sufrir” con aquella madre y su hijo. Cuando se acerca el niño, no aleja a su hija, ni la regaña, fue capaz de dejar que la niña se acercara y una vez realizado el acto compasivo, abrazarla, animarla.

En mi trabajo he podido constatar la compasión también entre los pobres, entre los indígenas, entre los indigentes, por ello no podemos decir que dependa de la situación económica o social del individuo. Puedo afirmar que he visto más gestos de compasión entre los necesitados, los pobres, los desvalidos que entre los ricos que todo lo tienen y de nada carecen.

En la medida que disminuye la compasión en el ser humano, va perdiendo su esencia, es decir su humanidad. 

3 comentarios sobre “La compasión

  1. La compasión existe donde hay amor, donde hay empatía y sientes lo q siente el otro haciendo tuyas sus alegrias y sus penas… donde hay dolor intentas calmarlo entregando todo tu apoyo d la forma q sea.. Hay seres q no tienen alma y no aman a los demás.. yo siento pena por ellos porque amar es lo más maravilloso q puede existir y lo q más nos acerca al verdadero paraiso y a Dios 🙂 Besos y abrazos d luz💖

    Me gusta

    1. Así es, tienes toda la razón. Seres sin alma que se alejan de lo auténtico y suelen hacer daño a los demás. También siento pena por ellos, porque como bien dices, amar es lo que nos hace seres divinos, verdaderos hijos de Dios.
      Un placer recibirte siempre en este tu rinconcito reflexivo. Abrazos

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s