Ángel

Me vi reflejado en aquel par de ojo claros. Serenos como el mar y profundos como el océano. Su mirar escrutó hasta mis más ocultos pensamientos, dejándome completamente desnudo ante su presencia.

Extendí mi mano y suavemente acaricié sus cabellos. Sin pensarlo y de manera espontánea lo besé en la frente.

Entrecerró sus ojos y una lágrima respondió a aquel mi gesto de humanidad.

Aunque si joven, su rostro estaba surcado de algunas arrugas. Una barba escasa irrumpía en su tez blanca.

No podía expresarse verbalmente, no era necesario. Su capacidad de comunicación era perfecta, solo se tenía que tener un poco de corazón y sensibilidad .

Su cuerpo, otrora fuerte, lleno de vida, sano, ahora era solo huesos cubiertos de piel. Contaba con treinta y nueve años. Abandonado de la familia cuando supieron que era seropositivo (sida). Muchos tratamientos lo habían mantenido en vida, pero ahora su cuerpo se había revelado contra todo y solo, pacientemente, esperaba el desenlace de su vida.

Una etiqueta en su cabecera daba la información de su nombre, Ángel. Ironías de la vida. ¿Ángel caído? ¿Ángel redimido?….simplemente Ángel.

Su soledad, me rompió el alma. Llegar al final del trayecto vital y encontrarse completamente solo, abandonado, en la cama de un hospital.

¿Quizás que historia había detrás de Ángel?

Acerqué la silla que se encontraba cerca de mí, me senté a su lado, tomé su mano y la estreché entre las mías. Pobre Cristo sufriente.

No me importaba su historia, su vida, lo que había hecho o dejado de hacer. Solo me importaba el hacerle compañía. Hacerle saber que había alguien a su lado, que no le importaba su color de piel, sus creencias, su condición social o sexual. Solo importaba el hecho de ser humano. Un ser humano sufriente, necesitado, que estaba viviendo un momento importante en su vida, como lo es la muerte y que no era justo que viviera ese momento sumergido en la más ruin soledad.

Quería mitigar un poco su dolor. Me recordé del salmo 23, la oración de David ante el dolor y la muerte. Me acerqué a su oído derecho y le susurré:

“El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce; me infunde nuevas fuerzas. Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre. Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta. Dispones ante mí un banquete en presencia de mis enemigos. Has ungido con perfume mi cabeza; has llenado mi copa a rebosar. La bondad y el amor me seguirán todos los días de mi vida; y en la casa del Señor habitaré para siempre”.

Apretó fuertemente mi mano, tan fuerte como podía y lo sentí expirar.

Llamé a una enfermera quien confirmó lo que ya yo me temía.

En voz alta, dirigiéndose a un médico expresó con voz fuerte: Doctor el maricón de la 35 finalmente murió”.

Antes de que pudiera reaccionar, desapareció de la sala.

Extendiendo mi mano, cerré los ojos abiertos de Ángel. Descansa en paz – le dije –

Salí con mi alma dolorida, no por Ángel, a quien estoy seguro que está descansando al lado del Padre Eterno, sino por aquella enfermera para quien Ángel era solo un “maricón” o al máximo un número “35”.

En la medida que perdemos la humanidad, perdemos lo esencial de la vida y nos convertimos en verdugos; creyéndonos con el derecho de juzgar, de condenar, discriminar y asesinar con una mirada o un simple comentario.

2 comentarios sobre “Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s