La magia del tango

Las notas sensuales, profundas, sensibles, hermosas, de un tango fluctúan en el aire. Entran, sin ningún tipo de reparo por mis oídos y recorren lentamente el camino hacia mi corazón.

Siento las notas tristes de ese tango en mi pecho. Me quema, me envuelve, me transporta lejos. El bandoneón, sin ninguna compasión, me arranca sentimientos, puros sentimientos. Sus notas agudas saben tocar mi intimidad. Cierro mis ojos para no perderme ni el más insignificante compás.  Inclino mi rostro hacia delante,  no puedo contener las lágrimas, fieles compañeras de camino, que se hacen presente. Mi respiración se excita, mi corazón palpita más fuertemente….tango… tango de mis lamentos… tango de mis amores pasados… tango de mis sentimientos más profundos y certeros…tango de fuerza mayor…..

Me imagino bailando, entregándome a movimientos sensuales, dejando brotar todo de mi viril interior, que se complementa con tu tierno ser. Tu mano que se apoya a mi espalda; tus piernas en infinito compás suben y bajan con tal maestría, sin pudor se entrecruzan tocando mi intimidad. Siento tu calor cerca de mí que me enciende; tu aliento me embriaga mientras en sentido compás te elevo y sostengo. Nuestros corazones se sobresaltan y sostienen uno al otro….siento cada uno de tus músculos, tus contracciones, tus muslos poderosos que me aprisionan, tu mirada penetra los más profundos pensamientos, no puedo ocultar nada ante esos dos luceros embrujados que me enloquecen….

Tu boca sensual se acerca a la mía y en un compás, de nuevo se aleja….dulce tortura a la que me sometes. Mi piel está completamente erizada y sensible….

Todo a media luz, solos tú y yo entregados al profundo tango. No puedo pronunciar palabra alguna porque mi garganta con arena solo puede comunicar gemidos. Tu perfume dulce como el naranjo en flor se combina con mi sudor dando origen a una fragancia original de cuerpos entrelazados, húmedos, que dejan fuera las nostalgias y viven un cambalache de amor profundo. Un eterno yira yira. Sueño el día en que estemos unidos, sin alejarnos jamás, el día que me quieras para siempre, un mano a mano de amor.

Una melodía sigue a la otra mientras mi cuerpo sigue imaginándote cerca. Cuerpo doliente, cansado de mentiras, de promesas de amor. Suspiro profundamente y pronuncio en voz alta mi confesión:te amo amor del ama. No quiero seguir vagando en la vida, andando solo el caminito de mi frágil existencia en soledad.

Poco apoco la melodía cesa, estoy extenuado. Me encuentro con mi cruel realidad. No te tengo, era solo una ilusión. Uno se emociona, se deja llevar por los recuerdos, por los sentidos. Te extraño Malena.

Para ahogar esta triste agoníaesta noche me emborracho. Siento que dentro se me ha roto mi alma de cristal y que mi estrella ya no brilla más, ésta es mi noche triste donde no hay victoria, solo siento un ventarrón dentro que se hace más fuerte al ver la cama vacía, en donde se respira sólo desolación en este mi cuartito azul. Quiero beber y beber hasta la última copa, sí, esa, la copa del olvido…..

2 comentarios sobre “La magia del tango

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s