El magnifico tren llamado vida (reflexión)

Escucho “amar y vivir” en la voz del grupo: La Santa Cecilia.

Un bolero antiguo que en muchas ocasiones escuché en mi casa. 

Cierro mis ojos y puedo ver a mi madre, cantando mientras hace los oficios de casa: “Porque no han de saber, que te amo vida mía. Por qué he de decirlo, si fundes tu alma con el alma mía. Qué importa si después, me ven llorando un día. Si acaso me preguntan diré que te quiero mucho todavía”

Es increíble como una melodía tiene el poder de activar tu memoria afectiva. Trasladarte a un tiempo pasado, lo mismo puede hacer un un olor, un color, un paisaje…

Esos boleros antiguos cuya melodía saben tocar el alma de quién la escucha, al menos es mi caso. Reconozco que tengo una sensibilidad particular que en la mayoría de los casos es una bendición, pero en otras no tanto. Porque sea la alegría, la tristeza, el dolor o cualquier sentimiento lo puedo vivir en una gran intensidad. 

Con los años he aprendido a controlarlo y hacer que no me afecte, pero no es nada fácil. Trato de canalizarlo sobre todo en la escritura.

Una sensibilidad que me permite entrar en contacto con el otro, sobre todo cuando se encuentra en dificultad. Cuando necesita un abrazo, un apretón de manos, unas palabras o solo una presencia silenciosa. Mi historia me ha hecho desarrollar una empatía particular hacia las personas que se me acercan, es cierto que si no hay esa empatía, me alejo. No fuerzo situaciones. No tengo por qué agradar a nadie y además que no soy “monedita de oro” para que todos me quieran. Lo normal de la vida misma. 

Lo cierto es que esta melodía me ha tocado y mucho. Quizás porque últimamente estoy redactando parte de mi historia y me deja más sensible que de costumbre. Esos momentos y situaciones vividas en el pasado, que al escribirlas las vas reviviendo de una u otra forma. 

Un bonito ejercicio para valorar más lo que se tiene, a donde se ha llegado. Los esfuerzos que se han hecho, las lágrimas derramadas, los momentos de soledad y silencio, las alegrías y logros; la gran cantidad de personas que has conocido, en mi caso que he acompañado en las clases que he impartido. Tantos rostros, tantas situaciones, tantos momentos…

Creo que en este momento de mi vida tengo que producir literariamente hablando. Dejar fluir desde mi interior tantas cosas que siento, pienso; que he vivido, experimentado. Eso quiero hacer. 

Qué gran misterio la vida. Una gran aventura. En una ocasión la compraba como un viaje en tren. Hay diferentes estaciones durante el recorrido, gente que sube y que baja. Quien te acompaña más tiempo quien no. Hasta llegar al final del trayecto que no sabes quién estará. Quieres que estén los más cercanos y queridos, pero al final no se sabe. Lo más importante es disfrutar de la travesía, del paisaje que se presenta, de una buena lectura, de contemplar y reflexionar, de la gente que está a tu lado, de momentos y situaciones varios; sin querer tener el control de todo pues es imposible. Confiar que el tren seguirá su recorrido y que lo mejor siempre está por llegar. Comparto una reflexión que ayer escribí:

“Muchas veces caí, otras tantas me levanté.

En ocasiones perdí, en muchas gané.

Abundantes lágrima derramé, muchas más carcajadas disfruté.

Hubo quien me odió y traicionó, la mayoría me quiso y respetó.

En mentiras envuelto me vi, la verdad en plenitud brilló.

Lamentos tras una sonrisa escondí.

Al tocar fondo, cuando todo parecía perdido, me impulsé y resurgí.

En las dificultades mis verdaderos amigos descubrí.

Ahora heme aquí, oteo el horizonte con esperanza.

Contemplo la tarde que cae, me pierdo en el mar inmenso.

Gracias vida por lo todo lo que de ti he recibido.

Alzo mi frente en alto y sigo mi camino con la certeza de que lo mejor aún está por venir.

7 comentarios sobre “El magnifico tren llamado vida (reflexión)

  1. Qué razón tienes, la vida está llena de colores, unos son más agradables que otros pero hay que tener la valentía de saber escoger y caminar sabiendo ver los pedruscos del camino y esquivarlos aunque nos hayan hecho tropezar o aun caer.
    Sólo los que se levantan y emprenden de nuevo el camino, llegan a la meta triunfadores. Deseo que el tren de tu vida te lleve a buenas estaciones.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s