El amor es la esencia

La esencia del ser humano es el amor.

Se puede opacar, debilitar o hasta perder por causa de la educación, la cultura, la historia vivida con todo lo que ella conlleva: experiencias, traumas, sufrimientos, etc.

Considero la vida como una gran escuela donde todos vamos aprendiendo de las diferentes experiencias que vivimos. 

Cerrarnos y centrarnos en nuestra llamada “zona de confort”, nos impide aprender. Dejarnos sorprender por lo que se nos ofrece, de las diferentes oportunidades. Nos sorprenderíamos de los recursos que tenemos.

Nunca me he cerrado a nuevas oportunidades y experiencias varias. Mi pasión es la educación y la escritura, pero puedo acoger la gran enseñanza que pueden tener otros trabajos igualmente dignos.

Los esfuerzos y cansancios me ayudan a educar mi orgullo y templar mi voluntad. 

Quiero dejarme sorprender por la vida misma, estar abierto a lo novedoso, lo que me quiera donar la existencia. 

En mi vida he vivido momentos muy felices, otros no tanto. He reído a carcajadas, he vertido no pocas lágrimas; he recibido abrazos calurosos, también cachetadas, zancadillas que me han hecho caer y tragar el polvo del camino; caricias apasionadas que elevaron mi alma, también empujones y hasta algún escupitajo; aplausos calurosos mostrando su afecto, pero también insultos y humillaciones. Esa es la vida un subir y bajar, una caja de sorpresas que la hacen aún más interesante. Nada que no sepas tú con tu vida misma querido lector.

Mi capacidad de adaptación ha sido un gran don. He comido al lado de eminencias, presidentes, grandes artistas y personajes importantes, pero también he disfrutado el pan al lado del pobre, del indígena que solo ofrecía lo que tenía: casabe (una torta hecha con yuca), pez del río, chicha andina y jamás lo he despreciado, porque lo que siempre ha contado es esa generosidad que sale del corazón humano.

No soy perfecto, soy solo lo que soy; un cúmulo de experiencias que me han hecho ser lo que soy ahora. Amo el abrazo sincero, la mirada trasparente, la mano cálida que se tiende, el saludo espontáneo, la palabra que sale del alma, la amistad sincera que me arropa aún en la distancia, un beso como máxima expresión de un sentimiento, una mano en el hombro que sin palabra alguna te anima en las horas de prueba o sufrimiento…

Cada mañana al despertarme lo primero que hago es dar gracias. Sí, gracias por todo lo que tengo y sobre todo por lo que tendré, queriendo siempre lustrar esa esencia que llevo dentro, es decir el amor.

5 comentarios sobre “El amor es la esencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s