Coronavirus y humanidad (reflexión)

Cerca de casa hay un camino que lleva a la playa. Suelo irme con los perritos, aprovechando de reflexionar y deleitarme con el paisaje. Un camino solitario que pocos conocen.

En estos días estamos viviendo una situación particular con el COVID-19 o Coronavirus como más se le conoce. Mientras caminaba veía como la natura seguía su curso, sin importarle lo que estaba sucediendo; mientras nosotros estamos con una psicosis colectiva. Los mercados y automercados están siendo arrasados, mucho temor por lo que pueda suceder y se hace compras nerviosas. En ocasiones te preguntas dónde pueden guardar todo lo que compran. El gobierno está insistiendo que no va a haber desabastecimiento y es así, pero con estas compras nerviosas todo se acaba. Es triste ver como se pelean e insultan por coger papel higiénico o cualquier otro rubro. Compran frutas en grandes cantidades al igual que carne y pollo, cosas que se pueden echar a perder con falibilidad. Increíble ver todo esto. 

Que frágil somos los seres humanos. Fácilmente sugestionables y cuando viene fuera el llamado “instinto de supervivencia”, nos volvemos bestias, en vez de seres solidarios. Nos miramos solo a nosotros mismos y los demás que se las arreglen como puedan. No quiero quitarle la importancia a la situación mundial, solo reflexiono en voz alta. Es necesario tomar las medidas preventivas necesarias: lavarse las manos, usar gel anti-viral (si es que se encuentra ya que ha desaparecido del mercado), mantenerse en casa, no ir a concentraciones masivas. Las mascarillas también han desaparecido, los que más la necesitan son los pacientes de alto riesgo o los transplantados. Muchos la compran sin necesidad alguna privando a los que realmente la necesitan. Me sorprende también quien hace negocio con la necesidad de la gente. Las mascarillas antes de esta situación se vendían un paquete de 50 mascarillas por 3 euros, ahora el mismo paquete se puede conseguir en internet por 70 u 80 euros. Las más sencillas. No se diga del gel. Es increíble de verdad.

En Madrid han dado la orden de quedarse en casa, no salir de sus hogares sino lo más necesario, es decir comprar comida o medicinas; pues algunos no se les ha ocurrido otra mejor idea que irse de vacaciones. Una persona infectada se trasladó hasta Benidorm (una de las zonas turísticas por excelencia en España) en tren. Imaginen a todos los que pudo infectar en el trayecto. Al llegar al destino lo tuvieron que ingresar en el hospital. Como él muchos otros han hecho lo mismo. Familias enteras que dicen que “para quedarse en Madrid, mejor viajar”. El gobierno insiste que si se han tomado medidas como: cerrar los colegios, las universidades, algunas empresas a las cuales se les permite a sus trabajadores “teletrabajar” (trabajar desde casa con el ordenador), cines, teatros, etc es por el bien común. Para poder combatir el virus impidiendo que se propague, pero muchos pasan por alto las recomendaciones. Se tendrán que tomar medidas más férreas como cerrar las fronteras de las comunidades autónomas. 

También hay que reconocer que no todo es oscuro. Muchos jóvenes, al quedarse en casa (han suspendido las clases en las universidad y centros de estudios) se ponen a disposición de los mayores para hacerles la compras necesarias. Tomando las precauciones necesarias ya que los ancianos son, por la edad, considerados de “alto riesgo”. Dentro de todo hay “chispas de humanidad” que salvan la situación, además de todo el personal sanitario, el personal farmacéutico y los que trabajan en los mercados reponiendo la mercancía, cajeros, etc. 

Pon al ser humano en situación de riesgo, de sobrevivencia y sabrás quién es; cuáles son sus valores y su nivel de humanidad. 

Un querido amigo se contagió. Se quedó en casa controlando los síntomas, sobre todo la fiebre y los superó. Los que peligran, como hacía referencia antes, son los ancianos y las personas que tengan alguna patología seria, al igual que los trasplantados. Ellos son los que más necesitan las mascarillas que muchos han comprado y tienen en casa “por si acaso”.

Espero que esto pase lo más pronto posible. Me viene en mente mi querida Venezuela y me preocupa. Ya se han detectado algunos casos. Entre el narco dictador Maduro, sus secuaces y el coronavirus, diezmará aún más la población. Con la situación sanitaria y de salubridad que tenemos en nuestra martirizada patria, se podrá propagar fácilmente. Espero que no sea así.

Mantengamos las medidas preventivas sin caer en paranoia o psicosis colectiva y los más importante, no perdamos la humanidad, la solidaridad entre nosotros, sobre todo con quienes están más necesitados. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s