Aquel ángel solitario

Aquellos ojos de tanto en tanto regresan a mi memoria.

Me pregunto qué sería de ella.

Al pasar por el pasillo, sentí una mirada, volteé inconsciente y la vi. Entré en aquella habitación.

Acostada estaba en una camilla de aquel hospital. Un suero pendía y le proporcionaba hidratación. Me conmovió aquella soledad en la que estaba. Tendría unos 85 años. Su rostro cubierto de arrugas, su piel morena. Quería hablar pero no le salía palabra alguna. Cubierta estaba con una sábana fina que quería dar dignidad a aquel cuerpo maltratado no solo por los años, sino por una situación de miseria y soledad.

Extendí mi mano y acaricié sus cabellos blancos. Me acerqué y la besé en la frente. De sus ojos lágrimas salieron y recorrieron sus mejillas.

Shhhhh tranquila cariño mío. Todo saldrá bien. No te preocupes, pase lo que pase, todo saldrá bien — le dije susurrándol al oído — Sentí un suspiro de alivio de parte de ella. Quiso decir algo, pero le fue imposible. shhh tranquila, no te desesperes, todo pasará, todo pasará cariño, descansa” — le repetí con ternura — 

No podía hacer más por ella. Me golpeó aquella soledad reflejada en su rostro angelical. ¿Qué historia arrastraría?

Salí de aquella sala con el corazón roto. Dejé el hospital, tomé el bus y me dirigí al terminal. Partía hacia un largo viaje. 

Cada tanto regresa a mi memoria, sea despierto o en sueños. Me sigo preguntando qué sería de ella, de aquel ángel sufriente solitario. 

2 comentarios sobre “Aquel ángel solitario

Responder a omarrodulfosanchez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s