La tinaja de Magdalena

La tinaja destilaba el agua contenida. Paciente, sin prisas, dejaba escurrir aquel preciado líquido, privándolo de cualquier tipo de impurezas y dejándolo fresco, sabroso. Segura estaba de su función, nada simple, vital. Era su mayor recompensa ver el rostro de gozo, de satisfacción de los que se refrescaban de ella, sobre todo en los días … Sigue leyendo La tinaja de Magdalena